16 noviembre, 2009

Duda voraz, hambre de ser... sé lo que debes ser




"¿Quién soy? ¿Qué quiero?
¿Hacia dónde voy?"


¿Por qué te agitas, Israel?
¿Acaso alguien lo sabe?
Tal vez...


Mirando el sol te pasaste el día entero,
y cuando llegó la tarde, ciego quedaste.
Olvidaste ser por mirar al horizonte,
esperando que la Vida llegara a la estación.



Llegó la Nada sin ser invitada
y resultó cómoda,
creció maleza y se borró el camino.


Machete cobarde
congenió con el yuyo
y se volvió verdugo
de los pies vírgenes, castos peregrinos
de un sendero a estrenar.


Volvió el gorrión, amó tu nombre,
desempolvó tu corazón.
Pero oxidados tus brazos
tus manos torpes no lograron
acariciar sus límites
ni amar su canto
simple tal vez
pero sincero y cotidiano.


Y el gorrión enfermó
y voló, para hacer nido en tu oído
lloraste su pérdida,
empalideció tu rostro
y aletargado, gritaste,
clamando consuelo.


El amor no se compra ni vende
ni tampoco una mirada de aliento,
una carica, un beso, sinceros
una mano, un brazo. Tiempo.


Y el abrazo no fue concebido.
Noche enfriaste el corazón ciego
y Nada conversó otra vez con Silencio.


Deseos de volar
te derritieron los ojos...
se oxidaron tus alas
se empolvó tu corazón.


Terquedad férrea, sentimientos...
¿fingidos?
Amor de otoño
primavera vacía
y en el fondo se acumulan los trastos
y en la boca, se inquieta la lengua,
la humedad que no llega
y el tiempo que sólo angustia.


Y así pasó la Vida
traqueteando a unos pasos
carrilles rectos soportando el peso del movimiento
promulgando una nueva oportunidad
humo y ruido, confusión y bullicio
esperanza.





No dejes que se te pase, Israel
súbete a la Vida
ofrece tu semilla:
es preciso que primero muera
para que la Vida venza.


Volver...
¿decisión?
¿o simplemente obsesión del cobarde?


BASTA
Sé lo que estás llamado a ser, Israel.


Buenos Aires, un día de calor, que evapora los miedos y calienta el frío de costumbre (dejando al viento que despeine los prejuicios)

6 comentarios:

Analía dijo...

Gracias por dejar comentario en mi blog, y marcar ruta para que llegue hasta acá. Ya me doy cuenta que no es un espacio para leer "apurada", así que ahora me quedo con esta entrada que me "pegó justo" para ahora mismo;hago cita con el resto el blog y con lo que vendrá que aún no está escrito. Me encantó este espacio.
Abrazo en camino...

Oceanida dijo...

Muy bello como siempre.

Una alegria volver a leerte tambien, mucho tiempo ha pasado y me gusto encontrate de nuevo.

Un abrazo!

TORO SALVAJE dijo...

Un aplauso.
Bueno, buenísimo.

Saludos.

Matías Pablo Peregalli dijo...

Nico:

Gracias por dejar una parte de tí en estos textos.

Un fuerte abrazo!

Matías

Analía dijo...

ta bueno que no escribiste nada nuevo; necesitaba volver a leer esto: "sé lo que estás llamado a ser, Israel"

MentesSueltas dijo...

En estos días, siempre pedimos y prometemos... pues entonces que cada deseo sea una flor, cada dolor una estrella y cada lágrima una sonrisa.

Mis mejores deseos de armonía y paz interior.

MentesSueltas