17 marzo, 2006

Recuerdo verdugo, cruz y espinas


Salí a caminar aunque me duelen los pies
respiro aunque no me lo propongo
todavía queda luz para seguir viendo
nombres que quieren ser pronunciados
teléfonos que suenan y suenan
reclamándole al oído, protestando.

Miro a los costados y hacia atrás
la soledad me persigue silenciosa
y no deja huellas en el barro.

Mis oídos se inundan, se aquietan, mueren
los ojos, sellados, salida restringida
las lágrimas tibias se acumulan hacia dentro,
oxidan mi conciencia.

Y un recuerdo:
roca dura, fuego helado, acero,
verdugo omnipresente,
paloma que vuela, decapitada
y debajo, cenizas del olivo perdido

Corazón reseco, dormido, envejecido
sueños marchitos, otoño,
presente ausente
pasado perdido pero vivo, ardiente
dolor sordo, solo, egoísta.

Cruz y espinas,
miedo y culpa.


Mendoza (noches de imsomnio)

1 comentario:

encina dijo...

Impresionante. He quedado consternada.