26 abril, 2006

14 razones para pedir perdón

Han pasado dos largas semanas, y no he podido sentarme a escribir con tiempo y dedicación, como lo requiere un lugar donde se trata de reflejar el alma en las letras y las imágenes, pura y cristalina como el rocío de una mañana nítida de otoño.
Así que les pido que me tengan paciencia y agradezco a todos los que aportan su sabiduría y comparten sus ganas de cabalgar, siempre bien alto, en este lugar que se ha convertido en un remanso en una vida tal vez arrebatada, turbulenta y bastante ruidosa.
Les dejo una poesía de Mario Benedetti. Los sigo leyendo.

Fuego mudo


A veces el silencio
convoca algarabías
parodias de coraje
espejismos de duende
tangos a contrapelo
desconsoladas rabias
pregones de la muerte
sed y hambre de vos

pero otras veces es
solamente silencio
soledad como un roble
desierto sin oasis
nave desarbolada
tristeza que gotea
alrededor de escombros
fuego mudo.

9 comentarios:

Opalo dijo...

Yo tambien te sigo leyendo...Un abrazo

mahaya dijo...

Un hermoso poema

Luunna dijo...

Jinete Benedetti para mi es uno de los pocos escritores ,el ya esta grande, que sabe retratar la vida con palabras simples, y que llegan a cualquier hombre o mujer, sim importar la edad, porque los sentimientos siempre son igual.
Un abrazo, te sigo leyendo
Luunna

Yiara Sofía dijo...

Con pausas como estas, quién ha de quejarse...Benedetti dijo una vez "Yo no sé si Dios existe, pero si existe, sé que no le va a molestar mi duda"... sin duda te deseo éxito en tus examenes! Sigo visitando!

Darilea dijo...

Todos somos presos algún día
del irremediable silencio
Besitos

Oceanida dijo...

Vuelve pronto.
Beso,.

Chary dijo...

No te preocupes cielo... así andamos todos. Estaré pendiente ;)
Besos

anngiels dijo...

A veces el silencio irrumpe
en los espacios más íntimos del alma,
convoca a los duendes escribas,
y traen plasmados en papiros recuerdos,
de los ojos caen líquidas estrellas,
y el silencio se adueña de la estancia.

A veces el silencio es simple soledad,
concentrada soledad
soledad diluida
soledad silenciosa,
o simplemente silencio.

Placer leer a Benedetti, pasr por tu cielo estrellado.

anngiels

Elisabeta dijo...

No conocía esta poesia de Benedetti,un placer leerle y leerte a ti,un beso.